08/02/2023

Nestlé, Coca-Cola, Danone… Los grandes de la alimentación disparan sus ingresos y aumentan los beneficios

Avisan de que la inflación va para largo

COCA COLA
07/11/2022

 La inflación disparada de los últimos meses ha provocado que las grandes multinacionales de la alimentación y las bebidas estén presentando unos resultados donde las cifras de ventas están disparadas. Algo que ocurre a ambos lados del Atlántico y que indica que el consumo global no se ha frenado en seco. Así le ha ocurrido, por ejemplo, a Nestlé, el mayor fabricante europeo de alimentos, que hace unos días reconoció que sus ventas se han disparado un 8,5%, la mejor cifra en casi 15 años. De ese porcentaje, 7,5 puntos están directamente ligados a la subida de precios.

Nestlé propietaria de Nespresso, Kitkat, y Pellegrino marca la pauta, porque las empresas ligadas al gran consumo viven en una cierta contradicción. Por un lado, celebran lo bien que van sus negocios y su facturación. Por otro, lanzan avisos de que no es oro todo lo que reluce y afirman que están tratando de ajustar sus márgenes e intentando que la inflación no se dispare aún más

“Hemos logrado un fuerte crecimiento orgánico, al mismo tiempo que continuamos ajustando los precios de manera responsable para reflejar la inflación. Este complicado entorno económico es una preocupación para muchas personas y está afectando a su poder adquisitivo. Por eso, nuestro objetivo es mantener los productos asequibles”, argumentó, en esa doble dirección, el consejero delegado de Nestlé, Mark Schneider. La empresa suiza ha ingresado, hasta el 30 de septiembre, el equivalente a 70.000 millones de euros. En cambio, no ha publicado cuál ha sido su beneficio. Sí, que espera cerrar el año con un aumento de ingresos del 8%, lo que indica que no prevé que la inflación se atenúe. 

“Todavía hablamos de incrementos de precios”

“Claramente, hay un incremento en el coste de los insumos y, por lo tanto, en los precios para el resto de este año y entrando en 2023. No hay duda de eso”, reconoció el CEO de Nestlé en una conferencia con analistas. “Por lo tanto, cualquier pregunta sobre cómo unos costes de las materias primas más bajos se traducirían en precios en el futuro, eso aún queda lejos. Todavía estamos hablando de incrementos; y esa matemática se aplica prácticamente a cualquier otro fabricante”, zanjó Schneider.

La multinacional dueña de Buitoni o Maggi fue clara al decir que su realidad es la de todo el sector y así está siendo. Aunque aún quedan grandes empresas por presentar su evolución en lo que va de año, las que han presentado resultados van en direcciones muy similares. 

Una de las últimas en contar cómo le va es Danone. La compañía francesa ha disparado sus ventas un 19% en el tercer trimestre del año, que abarca el verano, con los precios despuntando casi un 11%. Entre julio y septiembre ha facturado 7.334 millones de euros; y 18.011 millones en lo que va de ejercicio. Para lo que queda del año, el fabricante de yogures mejora sus previsiones. Según comunicó el jueves, prevé lograr un crecimiento de ventas comparables, solo por el efecto precio, de entre el 7% y 8%, cuando hasta ahora se queda en un 5% o 6%; y anticipa que su margen operativo -la diferencia entre ingresos y gastos- se quedará en el 12%. Danone no desglosa cómo le va en España, ni cómo se traduce esta evolución de ventas en beneficios.

En paralelo, Unilever, que abarca todo el gran consumo, no solo la alimentación -vende desde los helados Frigo a las sopas Knorr, pasando por los jabones Dove- ahondó el jueves en esa realidad dual de ‘me va bien pero hay que ser prudentes’. Sus costes crecen -por las materias primas, la energía y el impacto de los tipos de interés- y, en paralelo, sus precios han escalado un 12,5% al acabar el tercer trimestre.

Si Unilever mide sus ventas en volumen, estas han caído más de 1,5% en el trimestre estival. En cambio, si cuenta el dinero que le entra en caja, la subida de ventas es del 17%, hasta los 15.800 millones de euros. Su previsión para los próximos meses es una mezcla de optimismo y realismo. “La perspectiva macroeconómica global es mixta y esperamos que los problemas de inflación persistan. El crecimiento constante sigue siendo nuestra prioridad”, reconoció el consejero delegado del grupo holandés, Alan Jope. FUENTE EL DIARIO.ES