04/10/2022

Desmantelado un grupo criminal «ultraviolento» en L’Hospitalet y Cornellà: Metían la cabeza de las víctimas en una bolsa, los encañonaban y ataban amenazándolos de ejecutarlos

.


Mossos d’Esquadra de la División de Investigación Criminal, adscritos el área de Investigación Criminal de la Región Policial Metropolitana Sur y agentes de la Unidad de Investigación del área Básica Policial Sants – Montjuic desmantelaron el pasado 14 de julio un grupo criminal, que se dedicaba a asaltar furgonetas de empresas de reparto y mensajería para sustraer la carga. Durante la actuación policial detuvieron 4 personas por 6 delitos de robo violento y 3 personas más por un delito de receptación, todas con edades comprendidas entre los 30 y los 42 años.


Fruto de la investigación se pudo relacionar los detenidos con seis robos, cometidos entre diciembre de 2021 y julio de 2022, los cuales siempre seguían un mismo patrón:

Un vehículo se cruzaba ante la furgoneta de reparto y la obligaba a pararse. Seguidamente, aparecían dos hombres con la cara tapada, uno de los cuales esgrimía una arma de fuego, y se llevaban la furgoneta en otra zona donde la abrían y sustraían los paquetes. En caso de que el conductor no consiguiera huir, le ataban las manos, le tapaban la cara y le obligaban a estirarse al suelo del habitáculo, amenazándolo. En algunas ocasiones lo dejaron fuera de la furgoneta.


La investigación se precipitó el día 13 de julio cuando los agentes detectaron dos de los asaltantes que salían de un supermercado de Barcelona, donde acababan de vender objetos sustraídos en un asalto cometido en L’Hospitalet de Llobregat. En el cacheo posterior a la detención se les encontró 9.000 euros en efectivo. Además, también detuvieron tres trabajadores del supermercado como presuntos autores de un delito de receptación ya que se les localizó 144 teléfonos móviles nuevos para estrenar procedentes del robo.

Escuela de baile Sergi & Lourdes


Horas después, a primera hora del 14 de julio, se hicieron cuatro entradas y pesquisas en domicilios de Barcelona, l’Hospitalet de Llobregat y Cornellà de Llobregat. Durante los cacheos los mossos detuvieron dos personas más vinculadas al grupo criminal. Los investigadores relacionan una quinta persona con el grupo criminal, pero no lo detuvieron puesto que en el momento de las entradas y cacheos estaba cumpliendo pena de prisión en un centro penitenciario.


Los detenidos, que tenían 27 antecedentes, pasaron el 17 de julio a disposición del juzgado de instrucción de guardia de Barcelona. El juez decretó el ingreso a prisión de la persona que lideraba el grupo criminal.