02/07/2022

Todas las personas necesitan cuidar y ser cuidadas: Acompañadas desde el comienzo hasta el final de nuestras vidas

.

Àlex Prats, impulsor de Alella, Pueblo Cuidador y Pueblos que Cuidan. Transcribimos unos párrafos de una muy buena entrevista en la contraportada de La Vanguardia, de una iniciativa de la población de Alella en en el Maresme, muy interesante. ¿Se podría hacer en L’Hospitalet, Cornellà…?

«Si todas las personas pudiéramos cuidar y sentirnos cuidadas y acompañadas desde el comienzo hasta el final de nuestras vidas todo sería muy diferente, y para conseguirlo necesitamos tener la complicidad de entidades y asociaciones de vecinos y de los ayuntamientos. Estos se tienen que involucrar en el impulso de este tipo de iniciativas, que se lleven a los centros de salud, las escuelas, las residencias, los hospitales, los comercios, y esto es el que hemos hecho, en Alella»

«Cuando entra un cliente en un bar o a la peluquería y comenta el problema que tiene, las personas de aquellos comercios les informan de la existencia de Alella, Pueblo Cuidador. Hemos creado un grupo de vecinos que después de formarse acompañan otras personas que o bien sufren soledad, tienen una enfermedad crónica o avance, se encuentran al final de su vida o pasan por un luto«.

«Vivimos desconectados, tenemos que reconocer que todos somos vul­nerables y susceptibles de experimentar sufrimiento, una cosa que se nos olvida cuando no lo estamos viviendo. Vivimos desconectados de nuestra propia esencia, y es que todos somos interdependientes, no importa el dinero que tengas, nos necesitamos unos a los otros».

«Los viejos y las viejas son arrinconados, continuamos viendo el envejecimiento como una cosa contra la cual hay que luchar, si seguimos ocultando y negando la muerte y si continuamos sin tolerar el luto, las perspectivas son oscuras. Tenemos 25 voluntarios en un pueblo de 10.000 habitantes que un día a la semana acompañarán otra persona porque sí. Hemos formado 20 docentes en pedagogía de la muerte y el luto para que puedan acompañar sus alumnos y familiares, y también hemos hecho talleres de luto con niños. Cuidar es más que un golpecito a las espaldas. Todas las personas sin excepción podemos y queremos cuidar, y necesitamos ser cuidadas y vivir acompañadas. Necesitamos sentir que pertenecemos, que somos importantes para los otros»

LA VANGUARDIA-Alex Prats