27/11/2020

Empezó en Gavà: “Golpe” a un grupo de butroneros que asaltaba joyerías y empresas de Catalunya y Madrid

Uno de los detenidos se hacía pasar por técnico de una conocida compañía telefónica

Agentes de la Policía de la Generalitat, Mossos d’Esquadra de la División de Investigación Criminal (DIQUE) y de la Policía Nacional han detenido a Madrid cinco miembros de un grupo itinerante de butroneros especializados en robos con fuerza en empresas y joyerías. Uno de los detenidos se hacía pasar por técnico de una conocida compañía telefónica y equipado con uniforme y acreditación que parecían reales, conseguía información sobre los sistemas de alarma, la ubicación de volumétricos y la localización de cajas fuertes.

La investigación empezó al cometerse un robo en una joyería de Gavà, donde sustrajeron un total de 5.193 relojes valorados en 1.368.619 euros. Los primeros pasos de la investigación permitieron identificar una parte de los posibles autores, los cuales formaban parte de un grupo criminal asentado a Madrid pero que se movía con gran facilidad.

Con estos datos, los agentes de ambos cuerpos policiales acordaron continuar la investigación de manera para esclarecer totalmente los hechos y desarticular del grupo.

Mientras la investigación avanzaba, en el mes de junio se produjo a Madrid un robo con fuerza en un establecimiento del centro de la capital, en el cual sustrajeron un total de 45.000 euros. Las indagaciones policiales determinaron que los autores de los hechos serían miembros del grupo investigado.

Saboteaban de los sistemas de seguridad para llegar a las cajas fuertes

Los ladrones siempre seguían un mismo patrón operativo. En un primer momento entraban al establecimiento realizando un butrón o forzando las cerraduras y las puertas de acceso. Posteriormente, neutralizaban los sistemas de seguridad para poder abrir sin riesgo las cajas fuertes con un equipo oxicorte, y así llevarse dinero y otros efectos de valor de su interior.

Gracias a las diferentes diligencias policiales, los investigadores determinaron que el grupo preparaba un robo con fuerza en una empresa de óptica de Torrefarrera. Igualmente, comprobaron que uno de los implicados se había desplazado con otras personas hasta un polígono industrial de València con el fin de fijar posibles objetivos para cometer nuevos robos.

A medida que la investigación avanzaba, se determinó que también estaban planificando un robo con fuerza a Madrid, esta vez en un establecimiento de una empresa dedicada al comercio del oro. Estaban practicando un butrón para acceder a la empresa, a través de un local colindante que carecía de actividad, y una vez en el interior la intención era violentar la caja fuerte para sustraer todo su contenido.

Detenidos cuando se disponían a cometer un nuevo delito

Después de establecer de un dispositivo de vigilancia durante todo un fin de semana, se consiguió la identificación total de las personas que integraban el grupo criminal, y se constataron que la ejecución del robo mediante el butrón sería inminente.

Ante estos hechos, para evitar el robo a la empresa comercial de oro, se llevó a cabo un operativo policial conjunto que permitió detener cinco personas y realizar de cuatro entradas y cacheos a los domicilios de los investigados, así como en el domicilio de la madre de uno de ellos, donde éste guardaba importantes sumas de dinero obtenido en los robos perpetrados por el grupo.

La operación también ha permitido intervenir material específico utilizado por el grupo para cometer los robos con fuerza, 34.180 euros en metálico, varias placas de matrícula de vehículos, un uniforme y una acreditación falsificada de una conocida compañía de telefonía, dos relojes y un vehículo.

Expertos en robos con equipos oxicorte

La investigación policial ha permitido concluir que los componentes de este grupo criminal son delincuentes especializados en la comisión de robos con fuerza en despachos, oficinas y joyerías, que vulneraban las cajas fuertes mediante equipos oxicorte o lanza térmica, previo estudio de los objetivos y sabotaje de los sistemas de alarma instalados.

A ninguno de los miembros del grupo se los reconoce profesión u oficio remunerado de manera legal, los botines que conseguían en los robos eran su única y exclusiva manera de vida, hecho que los ha llevado a adquirir amplio nivel de especialización y conocimiento de esta materia delictiva.

Otro hecho que demuestra el alto grado de especialización del grupo es la gran cantidad de herramientas, útiles y dispositivos electrónicos, de los más sofisticados del mercado, que usaban para cometer este tipo de ilícitos, a pesar de que muchos de ellos tienen prohibida la venta a personas no autorizadas.

Además se comprobó que uno de los detenidos se había especializado a hacerse pasar por técnico de compañías telefónicas, con uniforme corporativo y acreditaciones falsas, para generar confianza en las empresas que visitaba. De este modo, conseguía información en relación con los sistemas de alarma, ubicación de los aparatos volumétricos y donde estaban localizadas las cajas fuertes.

Los detenidos que acumulan un total de 93 antecedentes, la mayoría de ellos por delitos contra el patrimonio, quedaron en libertad con cargos después de pasar a disposición judicial.