08/02/2023

El hospital satélite del Moisès Broggi de Sant Joan Despí dos años después, vacío: sin pacientes y sin personal

Mientras, las urgencias están llenas a rebosar con pacientes en los pasillos

BROOGGI

FOTO FERRAN NADEU PARA EL PERIÓDICO

20/01/2023

En el año 2021, en plena pandemia, la Generalitat hizo construir cinco instalaciones anexas a cinco grandes hospitales catalanes. El objetivo era disponer de más camas de críticos y semicríticos, en caso de que la pandemia obligará por su virulencia, a necesitar más espacios para poder atender a los enfermos, en un momento en que no se tenía nada claro cual sería la evolución del Covid. 

Se construyeron, en poco más de cuatro a seis meses, al lado del Hospital de Bellvitge, el Germans Trias i Pujol (Can Ruti, en Badalona), el Arnau de Vilanova (Lleida), el Parc Sanitari Pere i Virgili (gestionado por Vall d’Hebron, en Barcelona) y el Moisès Broggi (Sant Joan Despí).

El argumento hecho público por las autoridades sanitarias en aquel momento, fue que estas nuevas instalaciones una vez finalizada la pandemia de Covid, se utilizarían para atender, y descongestionar estos hospitales, que son referentes en el día a día de la salud en Catalunya. Pese a esas promesas, dos años después, el hospital satélite del Broggi de Sant Joan Despí, está vacío y no atiende a ningún enfermo por falta de personal sanitario, según ha publicado el Periódico, y ha podido confirmar el TOT L’HOSPITALET-BAIX LlOBREGAT, en conversación con el sindicato de Metges de Catalunya.

El edificio anexo de este hospital que presta servicio a Cornellà, Sant Joan Despí, Esplugues, y parte de L’Hospitalet, entre otras poblaciones, y que costó 16 millones de euros, no tiene a ningún paciente ingresado. Se utiliza algunos días de la semana para vacunar del covid y se hacen en él algunas pruebas complementarias, como TAC, y también tiene un laboratorio.

Pero no hay enfermos ingresados y las camas de críticos y semicríticos permanecen en la segunda planta sin utilizarse. Salas y espacios totalmente vacios, sin ningún paciente, mientras tanto las urgencias del mismo hospital llenas a rebosar, con literas en los pasillos, según ha podido confirmar El Periódico.

El hospital satélite del Moisès Broggi, que ocupa 4.643 metros cuadrados y dispone de 56 camas para pacientes críticos y semicríticos, por el momento sirve para bien poco.

Sindicatos y médicos ya advirtieron en su momento de la falta de médicos y enfermeras, por mucho que se levantaran hospitales satélite. Que de nada servía construir nuevas infraestructuras si no hay manos.

Todo esto, además, contrasta con la situación que viven las urgencias de este hospital. «Los pasillos están llenos y los niveles de carga son insoportables. Faltan camas y por eso hay gente en los pasillos. Hay enfermeras en urgencias que llevan a 22 pacientes cada una», añaden estas fuentes, consultadas por el Periódico.