02/12/2022

Los Mossos denuncian una multitudinaria convocatoria de moteros en plena Autovía A-2 en Sant Joan Despí

Denunciados por conducción temeraria y poniendo riesgo a los otros usuarios

Agentes de la Policía de la Generalitat de la División de Tráfico de la Comisaría General de Movilidad y del área Regional de Tráfico Camp de Tarragona denunciaron penalmente tres hombres, de 24, 24 y 19 años, como presuntos autores de delitos contra la seguridad viaria por conducción temeraria, originar un riesgo grave para la circulación y, uno de ellos, por conducir un vehículo de motor sin permiso por pérdida de vigencia.

La investigación se inició el 29 de enero de este año a raíz de varias llamadas de usuarios de la vía que alertaban de la circulación de un grupo de unas setenta motocicletas por la autovía A-2, entre Sant Joan Despí y Castellbisbal, que ocupaban toda la vía y obstaculizaban el paso del resto de usuarios, y algunos de ellos haciendo conducciones temerarias consistentes en circular con la rueda delantera levantada (modalidad conocida como “whelie”) y de pie en las motocicletas, con un peligro grave para quien conducía en aquel tramo.

Mossos

El Grupo de Investigación y Documentación de la División de Tráfico ya estaba haciendo un seguimiento en las redes sociales de encuentros de un grupo de motoristas, principalmente en polígonos industriales del Baix Llobregat, donde practicaban “whelie”, y que posteriormente colgaban videos en estas redes sociales.

Regalamos 2000 euros para gastar en La Farga

Estos encuentros son muy difíciles de localizar porque solo se concreta el día y si será por la mañana, por la tarde o por la noche, pero la ubicación y la hora acostumbran a difundirse por canales privados otras redes sociales con un par de horas de antelación, hecho que dificulta la tarea policial.

En este caso, coincidió que el grupo a quien se hacía seguimiento en las redes sociales había convocado lo que se denomina “rider out” con el grupo que había circulado temerariamente por la autovía A-2 el día 29 de enero. En las imágenes subidas en las redes por el mismo grupo, se observó que muchos de los participantes circulaban con la placa de matrícula oculta bien por mascarillas, o bien porque la motocicleta tenía instalado un dispositivo de ocultamiento.

Las investigaciones del Grupo de Investigación de Documentación de la División de Tráfico, y el análisis de las imágenes y los videos subidos a las redes sociales, permitieron contrastar la identificación de tres conductores, que fueron denunciados penalmente, e intervenir una de las motocicletas participantes, que quedó a disposición judicial. También está pendiente, la identificación de un cuarto conductor que circulaba con una motocicleta con placa de matrícula andorrana.

El día 5 de marzo se convocó una nueva “rider out” a través de las mismas redes sociales y, ante la gravedad de los hechos ocurridos el 29 de enero, se preparó un dispositivo policial en coordinación con los servicios de seguridad ciudadana, del área Regional de Recursos Operativos y el área Regional de Tráfico Metropolitana Sur, junto con la Unidad Central de Medios Aéreos, al objeto de evitar conductas que atentaran contra la seguridad viaria.

Grupo organizado y con distribución de tareas

En cuanto al desarrollo de este dispositivo relacionados con , y por las imágenes captadas por los medios aéreos, se concluyó que uno de los conductores -que también había participado el 29 de enero- conducía con el permiso sin vigencia al haber perdido el crédito total de puntos. Este conductor acumulaba en el expediente más de veinte denuncias, que le habían hecho perder el crédito de puntos.

Sorprendió a los investigadores la capacidad de organización y de distribución de tareas que se repartían los organizadores de la “rider out”, con presencia de una motocicleta que circulaba en avance con comunicación constante con pelotón avanzado del grupo, al objeto de alertar de los controles policiales. Tanto es así que, cuando observaron el helicóptero policial, el grupo se fraccionó y se disolvió la “rider out” sin conductas delictivas contra la seguridad viaria como las que habían sucedido el 29 de enero.

Administrativamente se denunciaron cerca de treinta motocicletas por infracciones de las normas de circulación, cuando participaban en esta última “rider out”.