24/11/2020

A prisión dos ladrones violentos, vecinos de L’Hospitalet, que actuaban en el mismo municipio y con 15 antecedentes

Loos agentes treparon por la fachada para cazarlos. Los sujetos son de origen marroquí

Agentes de la Policía de la Generalitat – Mossos d’Esquadra del Grupo de Delincuencia Urbana de la comisaría de l’Hospitalet detuvieron, el 16 de noviembre, dos jóvenes de 18 años, de nacionalidad marroquí y vecinos del municipio, como presuntos autores de un delito de robo con violencia e intimidación, detención ilegal y atentado a los agentes de la autoridad, ocurrido en la misma ciudad.


Los hechos sucedieron el mismo día, hacia las 9.00 horas, cuando los agentes tuvieron conocimiento de un robo en el interior de un domicilio en l’Hospitalet con dos víctimas, una mujer y su madre nonagenaria.


Inmediatamente, los agentes se dirigieron al lugar y observaron dos jóvenes en la azotea del edificio que, al ver la presencia policial se escondieron hacia el interior del edificio.


Los agentes localizaron una de las víctimas, la mujer que los ladrones habían cerrado con clave a una de las habitaciones y no podía salir, mientras que la segunda víctima, una mujer de edad avanzada gritaba desde el interior.


Ante la situación de urgencia, los agentes subieron por la fachada del inmueble, de unos 7 o 8 metros de altura, taladrando por una reja y posteriormente escalando por una farola hasta conseguir acceder a la azotea. Los agentes bajaron por las escalas y en el interior del domicilio, localizaron la mujer nonagenaria en estado de shock y con heridas sangrientas en una de las manos.


Los agentes hicieron investigación por el interior del domicilio y localizaron los dos presuntos autores, escondidos detrás de la puerta del baño. Los jóvenes, que se opusieron activamente a la detención, llegaron a agredir los agentes causante lesiones de diversa consideración.


Durante el cacheo, los agentes localizaron varias joyas al bolsillo de los pantalones, una lote y la clave con la que habían cerrado una de las víctimas.


Los arrestados, con 15 antecedentes policiales anteriores de la misma tipología, pasaron a disposición judicial y el juez instructor decretó su ingreso a prisión.