23/09/2020

Una sentencia judicial de la Audiencia de Cáceres dicta que los patinetes eléctricos de más 25 km/h necesitan permiso de conducir

La sentencia puede marcar jurisprudencia y un antes y un después en la política sancionadora

Una sentencia judicial de la Audiencia de Cáceres dicta que los patinetes eléctricos de más 25 km/h necesitan permiso de conducir

Ante el aumento en la circulación de Vehículos de Movilidad Personal (VMP) en las zonas urbanas, la Dirección General de Tráfico (DGT) publicó el pasado mes de diciembre una instrucción transitoria en la que establece una serie de criterios clarificadores dirigidos a los usuarios de estos vehículos, ayuntamientos y agentes de la autoridad.

Lo que consideró la DGT fue delimitar cómo es un ejemplar con esta tipificación. De este modo, estableció que se considera así todo aquel “vehículo de una o más ruedas dotado de una única plaza y propulsado exclusivamente por motores eléctricos que pueden proporcionar al vehículo una velocidad máxima por diseño comprendida entre los 6 y los 25 km/h. Así pues, los patinetes eléctricos que superan esta cifra, así como aquellos con determinados diseños que incluyen un sillín, no entran en esta calificación y están sujetos a otras regulaciones.

Cuando el vehículo tiene un potencia nominal igual o inferior a 4.000 w y desarrolla una velocidad máxima igual o inferior a 45 km/h se incluye en la subcategoría L1e-B (“ciclomotor de dos ruedas” )y el conductor precisará de permiso de conducción de la clase AM.

Si el vehículo supera alguna de las prestaciones de potencia o de velocidad anteriormente indicadas se considerará un vehículo de la categoría L3e (“motocicleta de dos ruedas” ).

Para conducir vehículos que van más allá de la definición de VMP es necesario disponer de autorización administrativa para circular, autorización administrativa para conducir (diferente según el tipo de vehículos de que se trate), seguro obligatorio y elementos de protección, como el casco.

En este sentido ha fallado la Audiencia Provincial de Cáceres, que ha emitido una sentencia en la que dictamina que los patínetes eléctricos que superan los 25 km/h de velocidad o los 1000 watios de potencia son ciclomotores y para su uso se necesita permiso de conducir.

El acusado fue denunciado por la policía local el pasado 17 de septiembre de 2019 cuando circulaba por Casar de Cáceres sin permiso de conducción y el citado Juzgado de lo Penal declaró que para ese vehículo era necesario, de modo que conducir careciendo del mismo es un delito contra la seguridad del tráfico. Sin embargo, finalmente fue absuelto por un error de tipo al considerar que él desconocía que dicho vehículo precisase de licencia de conducción para su uso, “habiendo sido inducido a error al no haber sido debidamente informado de su necesidad para conducir”.

La Audiencia de Cáceres considera “ciclomotor a un vehículo de dos ruedas, con una velocidad máxima de 45 km/h o bien una potencia continua nominal máxima inferior o igual a 4 kw si es de motor eléctrico, siendo estas, apuntan “las características del vehículo que conducía el acusado”.