28/06/2022

El «misterio» de la vuelta de la sarna: por qué crecen los casos de esta infección desde la pandemia

.

La sarna o escabiosis ha sido una de las enfermedades que más ha crecido en las consultas de Dermatología en España durante la pandemia del Covid-19. Tal y como señalan los expertos, los casos se han multiplicado por 10 y, debido al confinamiento y el retraso de los tratamientos, han surgido tipos de sarna más “persistentes” y más “resistentes”.

La sarna se ha convertido en un brote epidémico dentro de una pandemia. Antes de la pandemia se podía ver un caso de sarna cada uno o dos meses. Con la evolución de la crisis sanitaria he llegado a ver más de 10 casos al mes. Con lo cual, por dar una cifra relativa, la incidencia de la sarna se ha multiplicado por 10 durante el último tiempo como mínimo, según fuentes médicas.

Los motivos que pueden justificar este fenómeno se debe en primer lugar al confinamiento, el cual motivó a que millones de personas se tuvieran que quedar encerradas en sus casas y con un mayor contacto entre los convivientes.

En este sentido, sabemos que la sarna es una parasitosis que se transmite por contacto directo, piel con piel, pero también se puede transmitir el ácaro que provoca esta enfermedad a través de restos que puedan quedar, por ejemplo, en las costuras de un sofá, o en la cubierta de una cama o de un sillón.

Entonces, si nos ponemos en una situación de confinamiento, en el cual diversos individuos conviven en un espacio cerrado y en un tiempo prolongado, aumenta el riesgo que si alguno de ellos presenta esta entidad lo pueda transmitir al resto, señalan los dermatólogos.

Una vez detectada la infección, ¿cómo debemos actuar?

El tratamiento de la sarna nunca es individual. Siempre se debe tratar tanto al paciente guía (al que se ha diagnosticado) como a todas aquellas personas con las que haya tenido un contacto directo piel con piel durante el último mes. Si en una familia de 10 personas dos no se tratan porque no les pica se puede mantener la enfermedad en ese núcleo. Por eso es tan importante tratar a todos los familiares o personas con las que se conviva aúnque no tengan síntomas.

¿Qué cuidados podemos tener en casa?

En casa hay que extremar la higiene y lavar la ropa con agua caliente: la ropa interior, las toallas, la ropa de cama, los pijamas …Lavar todo oreferiblemente a una temperatura alta, por lo menos de 60º C, y secarse por calor.

Si no podemos hacer una limpieza tradicional o en seco, se recomienda mantener estos artículos lejos del cuerpo durante al menos 72 horas, mejor aislados en bolsas de plástico. El ácaro no sobrevive más de 24-36 horas fuera del cuerpo humano.

Es fundamental una buena aspiración de todos los sitios donde podamos haber estado en contacto y tratar de no compartir ropa, sábanas, ni toallas.

FUENTE: REDACCIÓN MÉDICA