25/05/2022

Un tratamiento experimental logra la remisión completa de un cáncer en 18 pacientes sin alternativa

En el Hospital Clínic de Barcelona

HOSPITAL CLINIC PORTADA

De izquierda a derecha, los médicos Àngel Font, Josep M. Campistol, Carlos Fernández de Larrea, Julio Delgado y Manel Juan posan con Joan Gel, lleva jersey. FRANCISCO AVIA – HOSPITAL CLÍNIC

A Joan Gel le diagnosticaron hace 12 años un mieloma múltiple, el segundo cáncer más común de la sangre. Todos los tratamientos disponibles fallaron uno tras otro, desde la quimioterapia al trasplante de médula ósea. Hace año y medio, el Hospital Clínic de Barcelona le ofreció estrenar una terapia experimental, denominada ARI-0002h. Uno de sus médicos, el hematólogo Carlos Fernández de Larrea ha anunciado este viernes en rueda de prensa la “remisión completa” de su cáncer. No es el único: 18 de los 30 pacientes que han participado en el ensayo, el 60% muestran una remisión completa de la enfermedad

El mieloma múltiple es incurable. Es un tipo de cáncer localizado en la médula ósea, donde en condiciones normales hay células inmaduras que se transforman en las células de la sangre: glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas. El mieloma múltiple provoca el crecimiento anormal de las células plasmáticas, un tipo de glóbulo blanco responsable de la fabricación de los anticuerpos, la primera línea de defensa contra las infecciones. La supervivencia a los cinco años es del 50% de los pacientes.

La nueva terapia consiste en extraer sangre de los pacientes, seleccionar sus linfocitos T y rediseñarlos en el laboratorio mediante ingeniería genética para aumentar su capacidad de reconocer a las células cancerosas. Joan Gel recuerda el día del verano de 2020, con el hospital aislado por la covid, en el que llegaron a su cama con el tratamiento. “Lo terminaron de descongelar en la propia habitación, con un baño María, con agua calentita. Es una cosa como muy de cocina”. Perfeccionados y devueltos al cuerpo por vía intravenosa, los linfocitos T identifican a las células malignas y las eliminan.

La remisión completa no equivale a la curación, pero sí a la desaparición de todos los signos del cáncer. Alcanzar la remisión completa impacta significativamente en el pronóstico de los pacientes. Se relaciona directamente con una mayor supervivencia. Para Joan Gel, el ARI-0002h era su quinto tratamiento, a la desesperada. Lograr la remisión completa es más común en los primeros intentos, por ejemplo con el trasplante de médula ósea, pero la probabilidad es “muy muy baja” a partir de entonces, según Fernández de Larrea.