15/08/2022

4 consejos infalibles de el TOT L’HOSPITALET para superar la depresión post-navidad

O quizás no tan infalibles

Tras estos días de fiesta, comidas familiares, reuniones y reencuentros con amigos, diversión, regalos e ilusión, puede comenzar un periodo de melancolía y nostalgia debido a la dificultad que supone reincorporarse de nuevo a la rutina y pensar en que aún quedan más de 350 días para para volver a disfrutar de las fiestas navideñas.

Los especialistas lo conceptualizan como depresión post Navidad, que se produce como consecuencia de un cambio radical de nuestros hábitos después de estos días de vacaciones y de gran euforia, provocándonos sentimientos de apatía, tristeza o incluso frustración. 

La Navidad es una época de emociones intensas y también contradictorias. Muchas personas no pueden evitar sentir cierta tristeza al recordar a las personas que ya no están o frustración por no poder olvidar los problemas cotidianos en estas fechas.


Pero para muchas personas, la etapa más dura no es la Navidad sino los días posteriores, ya que a veces pueden ser más difíciles de afrontar que los días propios de fiesta. El fin de la Navidad coincide con el inicio del nuevo año, por lo que es casi imposible no hacer un repaso de cómo han sido estos últimos doce meses, en los que seguramente no hayamos cumplido gran parte de los propósitos, o a lo mejor ninguno. No pasa nada!


Empezar el año con entusiasmo es comenzar proyectos y objetivos que nos ilusionen, de esta forma, podremos mantener el entusiasmo y no notar ese bajón. Aspectos como el excesivo gasto económico o esos kilos de más que marca la báscula tienen quizás fácil solución si los afrontamos con determinación y con paciencia, sobre todo fe y paciencia. Mas que nada porqué aun faltan unos meses para la operación bikini, hay margen de maniobra. Quizás tampoco bajaste el peso el año pasado, y no ocurrió nada de nada.

Y si estás en el grupo de los que no aguantan las navidades, porque tu cuñado es un pesado, y la cuñada te ha dado la tabarra, en fin que te revientan tantas comidas familiares, pues enhorabuena, porque ya falta poco para finalizar, y ahora llega lo mejor. O no!!.