25/05/2022

El BBVA endurece las condiciones de las cuentas corrientes para evitar pagar comisiones

El banco cobrará hasta 160 euros al año a los clientes con menos vinculación

El BBVA endurece por segunda vez en seis meses las condiciones a sus clientes para no pagar comisiones. El banco ha comunicado a los usuarios su nueva política para las cuentas corrientes, que entrará en vigor a partir del próximo 15 de junio, y que cobrará una comisión de hasta 160 euros al año a los que tengan una menor relación con el banco.

La entidad justifica esta estrategia en «la situación económica que vive España tras la crisis sanitaria, así como la evolución de los mercados financieros».

En primer lugar, el banco ha cambiado el nombre de las cuentas y la que estaba dentro del programa Adiós Comisiones pasará a denominarse Cuenta Elección. El grupo dejará de cobrar a partir de junio a los usuarios que no cumplan condiciones una comisión de mantenimiento, pero señala que elimina la de administración.

La comisión de mantenimiento pasará a tener una liquidación trimestral, los días 15 de marzo, 15 de junio, 15 de septiembre y 15 de diciembre y será de 15 euros (60 euros al año) para los usuarios con una vinculación media y de 40 euros (160 euros al año) para los que no cumplan con ninguna de las condiciones.

Concretamente, para que el cliente pueda beneficiarse de las cero comisiones deberá tener domiciliados nómina o ingresos a partir de 800 euros al mes, o pensión o prestación por desempleo, de más de 300 euros. Además, deberá tener vinculados a la cuenta cinco cargos de recibos en cuatro meses o realizar siete compras en cuatro meses con tarjeta de crédito. Finalmente, también tendrá que tener un producto con el banco, bien un préstamo, una hipoteca, un seguro, fondos o planes con un saldo superior a los 5.000 euros o tener activa la tarjeta de crédito y gastar al menos 200 euros en cuatro meses.

Para aquellos que cumplan las dos primeras condiciones (ingresos más pagos) pero no tengan un producto contratado, la comisión que se le aplicará por el mantenimiento de la cuenta será de 60 euros al año, mientras que los usuarios que no cumplan ninguno de los requisitos pasarán a pagar 160 euros al año por la cuenta.

Fuente: El Economista.