02/07/2022

L’Hospitalet inicia una campaña para combatir los ruidos que molestan a vecinos y vecinas: Estas son las 6 normas que habrá que cumplir

El mal uso del espació público genera importantes tensiones en la ciudad

El Ayuntamiento de L’Hospitalet ha iniciado una nueva acción de la Alianza por la convivencia. Se trata de una campaña para combatir los ruidos que alteran la tranquilidad vecinal, en especial ahora que llega el verano y aumentan las actividades en la vía pública. El objetivo de la campaña es concienciar a la ciudadanía de la importancia de medir el volumen en los espacios exteriores y comunitarios y sensibilizar sobre los valores del respeto, de la convivencia y de la solidaridad. Durante el año 2021 se realizaron un total de 807 denuncias por el incumplimiento de una normativa que comporta sanciones de 150 a 1.500 euros a los infractores.

Este nuevo plan de acción de la Alianza por la convivencia llega después de la campaña, que todavía está activa en toda la ciudad, para plantar cara al mal uso de los patinetes eléctricos y de la puesta en marcha de la Unidad Especial de Intervención de la Guardia Urbana, que tendría que dar una respuesta a aquellas situaciones que lo requieren, como los botellones, los ruidos nocturnos o el control de las zonas de ocio nocturno.

La campaña para combatir los ruidos que ya ha empezado hoy tiene una primera fase comunicativa en la que los agentes cívicos y los trabajadores en beneficio de la comunidad repartirán dípticos informativos en las zonas de bares y restaurantes de la ciudad donde se concentra más gente en las terrazas y se genera más ruido, especialmente en los meses de verano.

Las condiciones propias del clima veraniego, el calor y las vacaciones, hacen que haya más presencia de gente disfrutando del fresco en las calles y en las plazas, especialmente por las noches. Las terrazas también son una fuente de ruido notable, por el volumen de voz o por la actitud distendida, y el calor también favorece que los domicilios abran las ventanas y los balcones incrementando la contaminación acústica sin tener la percepción de generar molestia.

Se trata de buscar un equilibrio entre el derecho a disfrutar de las terrazas y el ocio nocturno y el derecho a descansar por parte del vecindario de la ciudad. La campaña va dirigida a los restauradores (propietarios de locales, encargados y camareros), a los vecinos, que son los que más sufren las incidencias del ruido nocturno en las terrazas, y a los clientes.

En el material de sensibilización que se empezará a repartir hoy se pueden leer, entre otros, algunas de las normas de comportamiento que se tienen que seguir.

  • Entre las 21 y las 8 horas, no hacer ruidos innecesarios en los domicilios.
  • Moderar el volumen de la música en el domicilio, en el coche o en la vía pública.
  • No mantener el motor del vehículo en marcha más de dos minutos estando estacionado o parado.
  • No hacer sonar el claxon del coche sin justificación.
  • Evitar utilizar aparatos ruidosos en la vía pública.
  • Moderar el tono de voz y evitar hacer ruido en la calle, entre las 21 y las 8 horas, en especial en las terrazas de los bares o restaurantes.

En la segunda fase de la campaña, la Guardia Urbana intensificará las acciones sancionadoras multando a aquellas personas que no respeten la normativa y alteren la convivencia vecinal. La policia local velará por el horario de cierre y el cumplido de la normativa de las terrazas y los bares. También se retirarán las terrazas de bares y restaurantes sin licencia y con más infracciones. Se pide la colaboración de los titulares para cuidar que los clientes disfruten sin necesidad de ocasionar molestias innecesarias a terceros.