03/10/2022

La Puda, un histórico balneario a los pies de Montserrat, acogió a los veraneantes de L’Hospitalet, el Baix Llobregat, y Barcelona

Está abandonado y se encuentra en Esparreguera

La Puda Vanguarda PORTADA

A las puertas de la montaña de Montserrat, se encuentra el balneario de La Puda, en el término municipal de Esparreguera, en la comarca del Baix Llobregat. El establecimiento de La Puda, estaba situado a la misma orilla del rio Llobregat, donde desde el siglo XVIII, a raíz de un terremoto, brotaron aguas sulfurosas. La primera referencia histórica, es del 1718, cuando el doctor Salvador hizo el primer análisis químico de las aguas. Estas aguas, de naturaleza sulfurosa-sódica, brotan a una temperatura de 32 °C y se calcula su caudal actual en unos 4 l/s que se abocan directamente en el río Llobregat. Las aguas empezaron a ser usadas con fines medicinales en 1818. El año 1829 se empezaron a construir dos edificios de baños, a cada una de las dos orillas del Llobregat, aprovechando las dos «deus» de agua termal a ambos lados del río

Escuela de baile Sergi & Lourdes

Gozó de una considerable popularidad hace décadas. “En el Siglo XIX descubrieron que su agua sulfurada podía curar enfermedades”, recuerda Gemma Estrada, autora del libro Un balneari als peus de Montserrat y, posiblemente, la persona en vida que conoce mejor los entresijos del enclave. “La reina Isabel II bebió agua de La Puda, algunos escritos apuntan a que llegó a visitar el balneario, pero este punto no lo tengo confirmado”, cuenta, en un reportaje publicado en la Vanguardia, por José Polo.

El momento de máximo esplendor fue “entre finales del S.XIX y la Guerra Civil”, señala. Por aquel entonces era habitual que la burguesía de Barcelona y su conurbación visitasen Esparreguera para tratar sus males en el balneario. “El agua de La Puda llegó a venderse en Barcelona, incluso hicieron una estación de ferrocarril, de la línea del Baix Llobregat, expresamente para poder acceder al recinto”, explica la colaboradora del Centre d’Estudis del Baix Llobregat.

La costumbre de ir a tomar las aguas se fue perdiendo a partir de los años sesenta. Después de años perdiendo importancia frente a los baños en las playas, La Puda quedó abandonada durante la década de los 70 del siglo pasado. “Antes de los Juegos Olímpicos de Barcelona un nuevo propietario lo limpió después de algunas riadas importantes, tenía la intención de rehabilitarlo pero el proyecto no fructificó”, indica Estrada. Desde aquel momento el recinto va perdiendo valor víctima del abandono y el paso del tiempo. FUENTE: Ajuntament d’Esparraguera. La Vanguardia. Carrilets del Berguedà. Propias.

Si quieres que publiquemos tus fotos retrospectivas de L'Hospitalet o el Baix Llobregat, nos las puedes enviar por correo electrónico a tot-hospitalet@tot-hospitalet.cat