10/12/2022

Familias de L’Hospitalet, plantan cara a CaixaBank

Por aplicar clausulas abusivas en los contratos de alquiler

Sindicat de Llogaters port

Imagen Sindicat de Llogateres

En  L’Hospitalet, dos bloques de vivienda de protección oficial (HPO) en régimen de alquiler con 110 pisos han denunciado a «La Caixa», por cláusulas abusivas en los contratos – opción a compra que desaparece en la renovación de contratos, obligatoriedad de contratar seguro de impago y abrir cuenta en CaixaBank, IBI y gastos de escala cobradas aparte – .

Los dos bloques de viviendas de protección oficial en régimen de alquiler con 110 pisos, están situados en la calle Cooperativa, a los terrenos de la antigua fábrica Indo, en el barrio de Santa Eulàlia.

Así mismo denuncian un abandono total del mantenimiento de los edificios por el cual pagan una liquidación a final de año sin justificantes.

Regalamos 2000 euros para gastar en La Farga

50 de los pisos han pasado el mes enero sin suministro de gas y con evasivas de CaixaBank, y cada año se los cobra el mantenimiento de unas placas solares que no han funcionado nunca, entre otras cuestiones.

El «Sindicat de Llogateres», ha instado a CaixaBank a cumplir la Ley de Arrendamientos Urbanos y cumplir las obligaciones como arrendador.

Finalmente, se ha constatado que en los contratos de los bloques del L’Hospitalet, se ha producido una subida del 61% del precio en los últimos 10 años y se ha doblado el umbral mínimo de ingresos anuales para acceder a la renovación del contrato, de 8.000€ al 2010 a 15.000€ al 2020.

Los inquilinos no entienden, por qué en una vivienda de protección oficial aumenta el alquiler hasta tal punto y pide unos ingresos mínimos de acceso, requisito que no aparece en ninguna ley.

El «Sindicat de Llogateres, insta a CaixaBank a sentarse en una mesa de negociación con las vecinas y vecinos de las viviendas de protección oficial de la L’Hospitalet para llegar a un acuerdo en la renovación de los contratos.

Y que se cumpla con sus obligaciones como arrendador. A las instituciones y administración pública exigen que fuercen a CaixaBank a cumplir las leyes y que si no lo hace, que sea sancionada debidamente.

Una situación parecida ya fue denunciada, a finales de año por unos vecinos del barrio de Collblanc, que se encontraban en una situación de litigio con La Caixa.