02/02/2023

‘Hospitalenques pel món’: Ocho mujeres de L’Hospitalet en Marrakech

.

MONICA

Pilar, cruz, Mayte, Mari Carmen, Barbara, Fina, Gemma Ruperez, Mònica Sandoval, y Nia Sainz de Viatges Viatica

05/11/2022

Viajar es un pequeño gran lujo para casi todo el mundo y puede hacernos felices. Más ahora, después de que, durante muchos meses, hemos visto limitados los movimientos a causa de la pandemia. Los beneficios de viajar para el bienestar físico son innegables y muchos estudios muestran que son extensibles al bienestar psíquico y emocional. La evidencia científica muestra algunas de estas ventajas para la mente de los viajes vacacionales, sin duda una fuente de bienestar.

Vivimos cada día con prisa, presión y cronómetro en mano. Vamos corriendo a casi todas partes y viajar es algo similar a comprar tiempo. Tiempo para descansar, conocer, descubrir, desconectar del estrés cotidiano y dejar que la mente se relaje. Tiempo para eliminar presión y descomprimir.

La Farga, Rebajas

Y esto es lo que han hecho un grupo de hospitalenses que han decidido darse un respiro, y viajar hasta Marrakech. Lo ha organizado la Nia Sainz de Viatica, y son ocho mujeres de L’Hospitalet:
Pilar, Cruz, Mayte, Mari Carmen, Barbara, Fina, Gemma Ruperez, Mònica Sandoval, y Nia Sainz que dirige la empresa de viajes Viatica, y que nos han enviado unas fotos estupendas, del viaje que están haciendo estos días de noviembre.

Marrakech antiguamente también llamada Marruecos) es una de las ciudades más importantes de Marruecos. Cuenta con 1 545 541 habitantes y se ubica al pie de la sierra del Atlas a 466 metros de altura. Posee numerosos monumentos patrimonio de la Humanidad.

Salir del entorno cotidiano durante unos días o semanas ayuda a quien lo hace a alejarse de los problemas del día a día y evadirse de la rutina. Cambiar de entorno, cambiar de horarios y de rutinas es una buena forma de aparcar las preocupaciones, aunque sea por unos días, mientras se recargan pilas.

Escola de Ball Sergi & Lourdes Dance

Viajar ayuda a relativizar

Viajar supone alejarse y coger distancia, tanto física como emocional, de los problemas y las preocupaciones de cada día. Coger distancia da la posibilidad de ver las cosas desde un enfoque diferente lo que, a menudo, ayuda a relativizar. Porque, en realidad, nada es para tanto.