21/10/2020

L’Hospitalet: Los mas mayores esperando en la calle para ser atendidos. A duras penas aguantan unos minutos de pie

Las normas del COVID 19 rozan a veces la inhumanidad.

300

Imagen del ambulatorio de la Rambla Just Oliveras, ayer por la mañana

La escena se repite casi cada día. Una cola de un puñado de personas a la puerta del Ambulatorio, en la imagen el de la Rambla Justo Oliveras, pero es similar en otros centros de salud,  muchos octogenarios que a duras penas aguantan unos minutos de pie. 

En verano, cuando el sol más apretaba, la espera en la calle, en el ambulatorio de La Florida (Pajaritos), era insoportable.

Otras personas se acercan al CAP, a hacerse pruebas, extracciones de sangre…. Cuando vas al ambulatorio, el estado anímico de las personas, no es óptimo. No te encuentras bien. Tu salud necesita cuidados.

Pero cuando te vas acercando, al lugar donde te tendrían que cuidar, un mundo de dificultades te van a asaltar. Nada va a ser fácil.

Mascarillas y distancia, pero ni un asiento donde soportar la espera. Las normas del COVID 19 rozan a veces la inhumanidad.

“¿Pero tienen corazón los dirigentes de la sanidad?” Se enteran de lo que pasa realmente, o viven en una burbuja, rodeados de colaboradores, que les ríen las gracias.

Las escrupulosas reglas para evitar contagios que impone la pandemia, han aumentado las esperas, las dilaciones. Llamadas a teléfonos que no contestan. Incertidumbre.