02/12/2022

La necesidad de escuchar y de ser escuchados

.

Los seres humanos por naturaleza y desde muy pequeños mostramos la necesidad de ser escuchados, necesitamos que nos presten atención. No recibir esa atención genera sentimientos de soledad. Como seres sociales requerimos de apoyo.

Estamos rodeados de gente que, necesita atención. Cada uno con su historia, con su opinión, con sus argumentos, con su juicio y con su verdad. En casa, en la calle, en las redes sociales, en cualquier lugar hay gente deseosa o hasta desesperada por encontrar quien le dedique un poco de atención.

Decide escuchar

Escuchar lo que otro tenga que decir, sin prisas, sin juzgar, sin importar que lleve o no la razón… también nos sirve a nosotros. Nos puede servir para prevenir conflictos y malos entendidos. Para estrechar relaciones. Para apreciar qué hace único al al otro, cómo siente, cómo piensa, cómo afronta la vida, porqué es como es… Y todo eso, aunque no seamos conscientes de ello, nos ayuda a descubrir más de nosotros mismos. Por eso, en ciertos momentos vale la pena ser el primero en pararse a escuchar. De alguien tiene que partir la iniciativa.

Regalamos 2000 euros para gastar en La Farga

Tenemos que seleccionar quién nos puede escuchar

Aunque todos necesitamos ser escuchados, no todas las personas tienen la disposición de escuchar y es importante tomar esto en cuenta cuando buscamos a alguien con quien abrir nuestros más profundos pensamientos. Si no hacemos una buena elección de con quién hablar, la posibilidad de sentirse poco comprendido, poco importante y desvalorizado se sumará a la tormenta mental que te empuja a sentir la necesidad de ser escuchado.

Aunque muchas personas pueden ser buenos escuchando por habilidades innatas o experiencia de vida, muchos otros están cargados con sus propios prejuicios, que les impedirá poder escuchar. Estas personas estarán pensando en qué van a decir cuando termines de hablar, pensarán que eso también les ha ocurrido, no te permitirán terminar de hablar, o en el más lamentable de los casos te contarán que algo mucho peor les está sucediendo. Una persona que sepa escuchar sabrá tener buen contacto visual,  podrás ver en sus expresiones faciales y verbales que está en el aquí y ahora contigo.

Tienes que tener claro qué deseas al ser escuchado

Puede que desees un consejo, otro punto de vista de lo que te sucede, o sólo ser escuchado. Ten claro qué buscas y sobre todo díselo a la persona que te escucha. Eso te ayudará a manejar las expectativas de la conversación, no sólo para ti, si no también para la persona que te escucha.