08/12/2022

Estos son los 8 dispositivos de seguridad que tendrán que incorporar los nuevos modelos de coche

.

La Unión Europea ha marcado un calendario en materia de seguridad, con asistentes y ayudas a la conducción que los fabricantes tendrán que incorporar a sus modelos de manera obligatoria. El objetivo es evitar 25.000 muertos y 140.000 heridos graves en los próximos 15 años. De entrada, afectará a los vehículos nuevos que se tienen que poner en el mercado. Los que hay ahora en los concesionarios a punto para vender tendrán todavía un año para adaptarse, a pesar de que cada vez hay más modelos que ya llevan algunas de estas funciones. El resto de vehículos en circulación no tendrán que hacer nada. Estos son los ocho dispositivos:

1. La caja negra

De los nuevos sistemas de seguridad, destaca la caja negra, un sistema muy parecido a la que llevan los aviones. Grabará en un microchip bajo el asiento del conductor los últimos 30 segundos antes del accidente y unos segundos después, para poder saber exactamente que ha pasado. Guardará información de la velocidad, la posición del volante, la hora en que se ha activado, los cinturones de seguridad, las revoluciones del motor o el ángulo de giro del volante. Es una información que puede ser muy valiosa para los fabricantes por saber que ha pasado y si ha fallado algún mecanismo del vehículo.

2. Alerta de cambio involuntario de carril

Este es uno de los motivos más frecuentes de los accidentes, una invasión del otro carril por descuidos del conductor, para consultar el móvil o el navegador, por ejemplo. Esta alerta podrá ser con un sonido o con una vibración.

Regalamos 2000 euros para gastar en La Farga

3. Sistema de frenazo de emergencia

Tendría que servir para evitar choques por detrás cuando hay un frenazo repentino del vehículo de delante o cuando se cruza un peatón o un ciclista y no hay tiempo de reacción. Habrá un aviso y el coche incluso podrá frenar automáticamente para evitar la embestida. Los estudios apuntan que esta ayuda podría evitar más de la mitad de accidentes por topadas o por atropellos tanto a ciudad como por carretera.

4. Asistente de velocidad inteligente

Se trata de un sistema inteligente para asegurar que se respetan los límites de velocidad en la carretera. Es una función que va más allá del limitador de velocidad o el control de crucero que llevan algunos coches. El sistema leerá los límites de velocidad de las señales y adaptará la velocidad al coche. Entre los expertos, este sistema plantea dudas porque a veces puede hacer lecturas erróneas del entorno, como ahora si hay que acelerar para evitar un accidente o si el detector lee una señal que no afecta la vía principal, por ejemplo. En estos casos, se tendría que poder desactivar.

5. Detector de somnolencia y cansancio

Este sistema analiza los movimientos del volante y si detecta movimientos bruscos o poco habituales, emite una señal para avisar el conductor. En trayectos largos y con calor, como puede ser en verano durante las vacaciones. Si el vehículo detecta 3 o 4 movimientos extraños consecutivos, el vehículo te avisa y te dice me parece que te estás durmiendo, párate, descansa y continúa más adelante. explica 

6. Cámara posterior con detección de tráfico cruzado

Es una función pensada para cuando se sale de un aparcamiento en batería y se da marcha atrás. Muchos coches ya llevan cámaras para facilitar la maniobra, pero, a partir de ahora, además, tendrán que detectar si viene alguien andando o algún vehículo por la derecha o por la izquierda.

7. Alerta de cinturón a los asientos posteriores

Actualmente los coches avisan si el conductor, no se ha abrochado el cinturón, pero, a partir de ahora, también emitirá un sonido si no se lo han abrochado el resto de ocupantes del vehículo.

8. Preinstalación de alcoholímetro

Los coches nuevos tendrán que estar preparados para incorporar esta función, pero todavía no estará operativa. Cuando funcione, el conductor tendrá que soplar a un alcoholímetro y, en caso de que dé positivo, el coche se bloqueará y no se podrá poner en marcha. De momento, la Unión Europea no obligará a ponerla en marcha porque cada país tiene límites diferentes y se tendrá que adaptar. Hará falta que pasen este control los conductores reincidentes que han sido multados para conducir con exceso de alcohol y también se podrá activar en los vehículos de empresa.