26/11/2020

Algunos hospitales de Catalunya están a una semana de desprogramar operaciones

La llegada de nuevos casos Covid se ha triplicado en algunos centros en 10 días

Según ha publicado La Vanguardia en su edición de hoy martes, la mayoría de los grandes hospitales catalanes está agotando sus estrategias de crecimiento complementario para hacer frente al covid-19, y a la vez no abandonar la otra actividad normal.

La cifra de nuevos enfermos de coronavirus que necesitan hospitalización se ha duplicado y, en algunos centros triplicado, en apenas 10 días.

Este crecimiento, paulatino en esta ocasión y no súbito como en marzo, es fiel reflejo de lo que ocurre en la población y que detectan los centros de primaria: si hasta mediados de septiembre se contaban los nuevos casos semanales de 6.000 en 6.000, ahora ya superan los 15.000 a la semana. Si durante varias semanas cada 100 contagiados generaban otros 100, ahora son 130.

El Vall d’Hebron, por ejemplo, tenía un promedio de 30 pacientes ingresados entre sus tres hospitales. Ahora tiene 80, entre ellos dos niños. Las ucis no están tan presionadas y ayer había 15 personas en el área de críticos de Covid-19, algo menos que la semana anterior.

Pero calculan que en los próximos días eso cambiará: no hay nada muy previsible en este virus, pero la ola llega unos días después a los servicios de enfermos críticos.

En el hospital de Sant Pau, donde solían tener dos nuevos hospitalizaciones al día, en las últimas 72 horas han llegado a 14. Así que ponen en marcha esta semana varias medidas de captación de espacios para la Covid-19 sin bloquear el paso a las otras dolencias. Por ejemplo, las urgencias se han quedado una sala de espera de radiodiagnóstico para tener 30 plazas más. También moverán el hospital de día de hemato-oncología a instalaciones del antiguo Sant Pau. Y a los Covid-19 que iban mejorando pero no estaban para ir a casa los enviaban a clínicas privadas: 7 u 8 al día.

El Hospital del Mar tiene ya más del 60% de sus plazas de uci ocupadas por enfermos Covid. Y esperan que no les pase lo del mes de marzo.

El hospital de Bellvitge, que tiene una situación privilegiada de espacio al contar con las instalaciones viejas y las nuevas a la vez, está relativamente tranquilo en su empeño de mantener operaciones y pruebas programadas al 100%. “Nos hemos quedado al 60% de los médicos que terminaron el MIR aquí (más de 50 especialistas) y a todos los profesionales que reforzaron la primera etapa de la epidemia. No los soltamos”, asegura Javier Tapia, subdirector médico del hospital. Pero miran con recelo la curva ascendente de hospitalizados por Covid-19: de 20 de promedio han pasado en dos semanas a 47. “Asumible de momento en un hospital de 770 camas”, aclara, en manifestaciones realizadas a LA VANGUARDIA.

Un reportaje de Ana Macpherson