15/08/2022

El Gobierno pondrá peajes en todas las carreteras a partir del 2024

Será una medida consensuada y negociada

colas-peaje-martorell-ap-7-una-imagen-archivo-1438161625788

Martorell 23/06/2010 Foto Josep Garcia

Una de las reformas que incluye el plan presentado por el gobierno español en Bruselas, a cambio de recibir ayudas europeas, plantea generalizar los peajes a autovías y autopistas a partir del año 2024. Esta medida formaría parte de la ley de movilidad y financiación del transporte, con que el gobierno español quiere introducir los principios de «pagar para contaminar» y «pagar por el uso».

Será a partir del 2024 cuando el Gobierno de Pedro Sánchez prevé implantar la política de “pago por uso” unida al principio de “el que contamina paga”. La idea es aplicar la medida primero, y de forma gradual a autopistas y autovías, y extendiéndola luego al resto de la red nacional de carreteras. 

De momento el gobierno quiere empezar una campaña de «concienciación y sensibilización» sobre los transportistas y sobre la población general. De todas maneras, con la intención de conseguir el máximo consenso, consultará, a los transportistas profesionales, las comunidades autónomas y otras administraciones.

Por supuesto, el Gobierno es consciente de que la medida no gustará ni a los profesionales del transporte por carretera ni a la población en general. Por lo que hace referencia a los camiones y el resto de vehículos pesados autorizados para el transporte de mercancías por carretera, el texto aclara que se impulsará una normativa para qué el coste del peaje sea asumido por los cargadores de mercancías.

El gobierno justifica la medida para la reducción de gases de efecto invernadero, el impacto de la carretera sobre el medio ambiente y la eficiencia de los vehículos. Pero también tiene un peso primordial el déficit que arrastra la conservación de las carreteras. La red estatal supera los 26.000 kilómetros, de los cuales 12.000 son vías de alta capacidad (como las autovías). Se trata de la red más extensa de Europa y los costes de conservación no paran de crecer.

Según el gobierno, el sistema de cobro por uso podría ser «escalable y progresivo» y que se podría extender a otros cauces de comunicación. O sea que cualquier carretera podría ser de peaje. El documento defiende que las tarifas tendrían que ser «asumibles, pero que garanticen la financiación».

De este modo, se contemplarían reducciones o bonificaciones a determinados colectivos más desfavorecidos o a los usuarios habituales en algunos tramos.