08/02/2023

El Gobierno de España consigue un pacto con la banca para ayudar a los hipotecados

Las medidas protegerán a más de un millón de familias vulnerables o en riesgo por la subida del Euríbor

PEDRO SANCHEZ PORTADA
22/11/2022

El Gobierno y la banca han llegado a un acuerdo sobre las medidas que se adoptarán para aliviar la carga hipotecaria de más de un millón de familias vulnerables o en riesgo de vulnerabilidad por la subida del Euríbor, preservando la estabilidad financiera, según ha informado el Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital.

La negociación que el Gobierno mantiene con las patronales bancarias (AEB, CECA y UNACC) y con el Banco de España continúa abierta, a falta de cerrar los últimos detalles, pero está previsto que el Consejo de Ministros apruebe este martes la ampliación del catálogo de medidas a las que podrán acceder los hogares para reducir su carga hipotecaria de manera efectiva y tener más certidumbre en su nivel de gasto a medio y largo plazo, pudiendo elegir la medida que mejor se ajuste a sus necesidades y situación financiera.

Siete años más de plazo

Habrá una ampliación del Código de Buenas Prácticas de 2012 para los consumidores vulnerables, de adscripción voluntaria por los bancos y de obligado cumplimiento, así como un nuevo código para las clases medidas, a las que se les congelará la cuota y se les alargará hasta 7 años el plazo de amortización del crédito si demuestran tener dificultades y han suscrito la hipoteca antes de diciembre de 2022.

Este perfil de clase media podrá acogerse a la ayuda si pasa a soportar una carga hipotecaria superior al 30% de su renta y si el coste de la deuda sube al menos el 20%. El Gobierno asegura que las medida podrán aplicarse sin dañar la estabilidad financiera de los bancos.

Vulnerables

En lo referido a los vulnerables, el Código de Buenas Prácticas incorporará la posibilidad de reestructurar el préstamo hipotecario con un tipo de interés más bajo durante cinco años, en los que además habrá un periodo de carencia en el que se le eximirá de pagar el principal. En ese tiempo, se le aplicará el Euribor menos el 0,1%, frente al Euribor más 0,25% actual. También se amplía a 2 años el plazo para solicitar la dación en pago de la vivienda y se contempla la posibilidad de una segunda reestructuración.

Además, se permite que los hogares con renta inferior a 25.200 euros al año (tres veces el Iprem) que dediquen más del 50% de su renta mensual al pago de la hipoteca puedan acogerse al código y disfrutar de una carencia de dos años. No será necesario demostrar que dedican más del 50% de los ingresos a la hipoteca. Tendrán un tipo de interés inferior y un alargamiento de siete años.

El Gobierno y los bancos han apurado al máximo las negociaciones para establecer un mecanismo que alivie las subidas del Euribor. Las diferencias han surgido en el alcance de las medidas y, en concreto, en su extensión a más hogares. El Ministerio de Asuntos Económicos ha querido ampliar lo máximo posible el universo de beneficiarios y los bancos han mostrado reticencias. La ministra Nadia Calviño dijo la semana pasada que el objetivo es llegar a la clase media.