01/12/2022

La nueva guerra del taxi de Barcelona arranca este jueves con una marcha lenta que colapsará la ciudad

Objetivo abortar el regreso de Uber

Uber vuelve a operar en Barcelona desde esta semana. Pero ya no lo hace a través de licencias VTC, ahora trabaja con con servicios de taxi y de alquiler de vehículos particulares. Esta decisión, ya esperada, ha puesto otra vez en pie de guerra a los taxistas de Barcelona y el área metropolitana, que este martes han anunciado una marcha lenta para el próximo jueves a las 09:00 horas para protestar contra el regreso de Uber a la ciudad.

La manifestación, tiene el apoyo de la Administración, que les da razón al recordar que la compañía Uber, «no cumple los requisitos legales» para volver a operar en la capital catalana.

Uber, ante la imposibilidad de operar con las VTC, hay que recordar que se marchó en febrero del 2019 tras la aprobación de un decreto del Govern que hacía imposible su viabilidad, entre otras cosas, por la obligación a precontratar sus servicios con 15 minutos de antelación, asegura que ha alcanzado un acuerdo con 350 taxis para ofrecer sus servicios.

«Con la idea -sostiene un portavoz- de que cada vez más taxistas confíen en Uber para ampliar el servicio». De momento, sin embargo, trabajar con esta multinacional puede acarrear un problema serio, pues el Instituto Metropolitano del Taxi (IMT) ha recordado que la empresa «tiene pendientes dos temas claves relacionados con la garantía de la transparencia de la tarifa al usuario».

Según ha informado la empresa en un comunicado, además de taxi, Uber ofrece los servicios de la empresa Social Car, especializada en el alquiler de coches particulares. Barcelona es la quinta ciudad europea en incorporar este servicio después de Londres, París, Roma y Lisboa.

La marcha lenta convocada para este comenzará en la plaza de Espanya, transcurrirá por Gran Via, pasará por la Via Laietana y acabará frente al Parlament. 

El sindicato del taxi, ha tachado de “traidores” a los taxistas que sostienen la oferta de Uber y ha incitado a denunciarlos para “que todo el mundo los conozca”. “Violar el régimen tarifario comporta multas de 2.000 euros y la retirada de la licencia”,