01/12/2022

Uber vuelve a las calles de Barcelona a partir de la próxima semana con 350 taxistas

.

Octubre 2107. Taxi a l'Area Metropolitana de Barcelona. AMB. Foto: Robert Ramos

Octubre 2107. Taxi a l'Area Metropolitana de Barcelona. AMB. Foto: Robert Ramos

La multinacional estadounidense Uber volverá a operar en Barcelona a partir de la próxima semana, el martes 16 de marzo, y lo hará con unos 350 taxistas que se han mostrado dispuestos a trabajar con la aplicación.

Fuentes de la compañía han explicado que el precio del servicio será el que marque el taxímetro con la tarifa tres y que no podrán hacerse carreras con precio cerrado.

Los usuarios, por su parte, podrán pedir su taxi a través de la aplicación de móvil.

«Después de meses de trabajo con el sector del taxi y las administraciones públicas, el próximo martes pondremos en marcha nuestro servicio de intermediación de taxis en Barcelona», han señalado desde la empresa. Y han añadido «con un ambicioso plan de inversión y el compromiso de dar prioridad al taxi en la app de Uber en Barcelona».

Los taxistas que se unan a Uber tendrán acceso a todas las coberturas del Programa de Protección AXA de forma gratuita, incluyendo cobertura médica y cobertura de maternidad o paternidad.

Uber dejó de operar en Barcelona el 1 de febrero de 2019, el mismo día que entró en vigor el decreto de la Generalitat de Cataluña que obliga a precontratar los vehículos de alquiler con conductor (VTC) con una antelación mínima de 15 minutos.

Uber dejó de operar en Barcelona, el 1 de febrero. En su regreso, Uber se compromete a no recurrir a los vehículos VTC durante sus tres primeros meses de funcionamiento, y planea seguir así si los taxis que colaboran con la aplicación son capaces de cubrir la demanda de la app y atender los servicios rápidamente.

En Madrid, más de 2.000 taxistas se han dado de alta en la plataforma de Uber, que asegura que «se ha convertido en una importante herramienta de recuperación para el taxi».

Los taxis que operan a través de Uber en Madrid realizan, de media, el doble de servicios que los que operan a mano alzada, indica la compañía.

Ahora, la solución ideada por la multinacional para volver a instalarse en Barcelona pasa por colaborar con los taxistas, un sector con el que se enfrentó abiertamente cuando actuaba con las VTC.