08/08/2022

Mossen Valentí Balaguer, el cura de más edad de Barcelona se jubila tras 61 años de servicio en L’Hospitalet

.

DESEMPARATS-1024x627

Valentí Balaguer a la izquierda y Joan Mundet a la derecha

El cura de más edad en activo en la Archidiócesis de Barcelona y uno de los más mayores de España, Valentí Balaguer, se jubila a sus 90 años después de 65 en activo como sacerdote, los últimos 61 en la parroquia de la Verge dels Desemparats de L’Hospitalet, en el barrio de la Torrassa.

Según la provisión de nombramientos para el curso pastoral 2022-2023, el Arzobispado ha aceptado su jubilación canónica y será sustituido por Manuel Martínez, que compaginará el cargo con el de párroco de la iglesia de la Verge de la Llum, también en L’Hospitalet, en la Florida. El cambio será efectivo con el inicio del curso pastoral, a partir del mes de septiembre, según ha publicado el rotativo La Vanguardia.

En el barrio de la Torrassa desde el 1961

El padre Valentí Balaguer fue ordenado sacerdote en 1957, y llegó como vicario de la parroquia dels Desamparats del barri de la Torrassa en 1961, hasta que en 1969 fue nombrado párroco de la misma, cargo que ha ocupado hasta la actualidad ininterrumpidamente.

Durante los últimos años, el padre Valentí Balaguer ha tenido como vicario al sacerdote Joan Mundet, nacido en 1995, el cura más joven de la Archidiócesis de Barcelona, con el que se lleva 64 años de diferencia.

El padre Valentí supone un caso bastante excepcional dentro de la Iglesia católica, puesto que no es frecuente que un sacerdote haya estado asignado durante tanto tiempo en la misma parroquia y haya ejercido durante tantos años. El hasta ahora párroco dels Desamparats es un referente en la Torrassa, donde ha desarrollado una intensa labor pastoral y social en uno de los barrios más densos y multiculturales de Europa.

Por su acción social y pastoral en el barrio, Valentí Balaguer fue homenajeado hace unas semanas por la Comisión de Actos Culturales de la parroquia en un acto celebrado en el Auditorio de la Torrassa, donde recibió una placa de manos de la alcaldesa de l’Hospitalet, Núria Marín, y se le asignó una butaca con su nombre. Valentí Balaguer comenzó a frecuentar la iglesia de la que años más tarde acabaría siendo párroco cuando llegó al barrio de la Torrassa con tan solo 9 años, mientras acompañaba a su madre, y donde comenzó como monaguillo, según explicó el propio sacerdote.

Imagen del acto de homenaje con la alcaldesa Núria Marín

El arzobispado también ha aceptado el retiro de los sacerdotes de Barcelona Josep Hortet, párroco de la Virgen del Port y San Bartolomé y arcipreste de Sants-La Marina; Josep M. Iglesias, párroco de San Marcelo; Manuel Seliva, párroco en San Martín del Clot y arcipreste de Sant Martí. También, se ha aceptado la jubilación del padre Ignasi Torrent, vicario en la iglesia de San Miguel Arcángel de Cornellà de Llobregat.